domingo, 16 de octubre de 2016

Madrid-Lisboa 2016, etapa 2ª y 3ª

J.QUINTANILLA

“El momento se acercaba y ya estaba bastante nervioso. Calenté durante 20 minutos puesto que debía salir al 100%. Preparé a conciencia todo el material y a esperar en la plaza.
Estaba a punto de salir, 120 pulsaciones en reposo, llegan los primeros corredores, más nervios………. Aparece Iván, me pasa el transponder y ya no hay vuelta atrás.
Salgo a tope, 190 pulsaciones, como si una carrera de un día se tratara. Voy con ganas y con fuerza, me conozco casi todo el recorrido y se donde puede existir problemas de navegación y zonas peligrosas. Tengo gente delante y voy a por ellos. Adelanto posiciones y mantengo el ritmo todo lo que puedo. Tenía claro que los primeros 20 km tenían zonas muy complicadas en subida y que había que darlo todo. Voy cogiendo corredores y nos juntamos un grupo de 4. Paso las zonas más técnicas sin problemas y hacemos camino. Juego mis bazas por conocer el terreno, pasando por las zonas complicadas en primer lugar para poder evitar que me ataquen o que tenga algún percance. La carrera nos va colocando a cada uno en nuestro lugar. Hizo bastante calor y a falta de 20 km me quede sin agua con algún problema por deshidratación. Hay corredores que pierden contacto y otros que van mas fuertes por lo que decido hacer mi carrera y gestionar los km que me quedan en base al liquido y la comida cediendo lo mínimo posible con los corredores de la cabeza y evitando que sea alcanzado por otros corredores.
Llego prácticamente deshidratado a Burgohondo, pero los ánimos de la gente en la subida a la plaza donde se hacia el relevo me daban el último empujón para llegar sprintando y dar el relevo a Sergio. Me dicen que no solo hemos mantenido la posición sino que la hemos mejorado. En el cambio tuvimos problemas con el transponder y perdimos casi un minuto de ventaja que llevaba con otros corredores.
Toca hidratación, ducha, comida, un poco de masaje en las piernas y a descansar. Al final 173 pulsaciones de media. Esto es una locura. Estoy muy cansado pero ya esta hecho”


Recogemos todo y salimos hacia el siguiente punto de relevo  en el que Ricardo cogería el relevo de Sergio. De camino a la siguiente estación de hidratación podemos ver a Sergio en un  puerto de montaña por carretera con otros corredores, así como a los  primeros clasificados, todos distanciados entre si. Sergio tuvo que afrontar la 3 dura etapa con 2000 metros de desnivel.


SERGIO
“Llega Quintanilla distanciado de dos corredores pero tenemos problemas en el cambio de transponder por lo que esos corredores se acercan. Salgo rápido pero por detrás se me unen esos dos corredores. Entramos en el camino que ya conocía. Poco después se nos une otro corredor que había tenido un error de navegación. Uno de los corredores aumenta el ritmo y me quedo con un componente del equipo Binefar. Los dos llegamos a la zona de carretera y llevo yo todo el esfuerzo sin recibir relevos. Volvemos al camino en bajada hasta Navalperal, arriesgo en una bajada de piedra y me marcho solo, pero al caer la noche me equivoco en un par de cruces y tuve algún problema con el foco  volviendome a coger el corredor que había dejado.  Al final di el  relevo a las 9 de la noches a Ricardo tras 60km en 3 horas 3 minutos en el puesto 14.”




Llegamos a Navalperal con el tiempo justo ya que la transición por carretera fue lenta, larga y tortuosa. Ricardo está que se come las uñas, tantos nervios que se deja el camelbak olvidado. Mientras Ivan y Quintanilla intentan descansar y comer para las siguientes etapas que serian de noche. La étapa de Ricardo es  la primera  de noche completa. Sergio ya llega de noche y no le da tiempo ni a ducharse. Tenemos que salir a todo trapo porque la etapa de Ricardo es muy corta y rapida. De camino a Navaconcejo podemos ver un rato a Ricardo como lleva con el gancho a otro corredor que le acompañaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada